La tarea del investigador…

En una interesante entrevista al profesor Eduardo Ibarra, se hace una reflexión sobre el papel del investigador frente a nuestra realidad; aquí un  fragmento de sus planteamientos:

” (…) si bien es cierto que el investigador desea que su trabajo sea reconocido, desde mi punto de vista la aspiración esencial se relaciona más bien con la intención de conocer, explicar y transformar ciertas realidades que nos lastiman y con las que no estamos conformes, como la enorme pobreza en la que viven millones de latinoamericanos y que se expresa de muy diversas maneras, desde la elevada marginalidad hasta los problemas de salud, educación y empleo. La búsqueda del reconocimiento per se es en este sentido un problema, pues al hacerlo de esa manera se pierde de vista el papel fundamental con conocimiento, que tiene que ver más con la interpretación de realidades complejas para propiciar su transformación que con el cultivo de carreras académicas exitosas. (…) es necesario ir más allá de los conocimientos instituidos en las teorías y las disciplinas para iniciar un diálogo fructífero con ese otro conjunto de saberes producidos por grupos y comunidades bajo sus propias prácticas cognitivas y
que no pasas por los circuitos de la universidad. Este sería en mi opinión un buen comienzo para reinventar nuestras propias prácticas académicas al lado de la sociedad y para transitar hacia una universidad distinta en la que la sociedad y sus saberes también tengan cabida. La universidad, tan como la imagino, debe ser un espacio abierto por el
que transitan los grupos y las comunidades para establecer y enriquecer diálogos sobre sus problemas y las vías para enfrentarlos; los académicos serían facilitadores de tales diálogos y de la organización del conocimiento para favorecer la acción social. (…)
En realidad lo que resulta fundamental es identificar la agenda de problemas que son propios de nuestra realidad en lugar de adoptar mecánicamente las agendas de investigación que establecen las disciplinas a nivel internacional. Por ejemplo, hoy predominan asuntos como la “globalización”, la llamada “sociedad del conocimiento”, la innovación tecnológica o la digitalización, y no hablar o escribir sobre ellos implicaría mantenerse alejado de los grandes debates de las ciencias sociales. Sin embargo, poco se habla del aislamiento y la marginalidad en la que se mantienen infinidad de comunidades locales, la ignorancia y pobreza que padecen millones de mexicanos, las formas de vida que escapan a los patrones de consumo instituidos o los procesos de exclusión y sometimiento que se mantienen en nuestros países. No deja de ser un contrasentido hablar de esa supuesta sociedad del conocimiento en un país en donde 70 millones de habitantes son pobres y en donde los niveles de escolaridad son bajísimos. De esa manera, más que comprender la realidad de nuestro país, terminamos por inventarla y falsificarla al repetir irreflexivamente los discursos de moda que nos llegan a través de los best sellers de los autores de moda (…)”

Artículo en la revista electrónica Ideas Cocyteg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s